sábado, 28 de julio de 2012

El Misterioso Julio Verne


En su obra Alrededor de la Luna (segunda parte de “De la Tierra a la Luna”) escrita en 1870, la que más alimenta el misterio en torno de este autor. Esto debido a muchas coincidencias que existen entre esta y el verdadero viaje a la Luna realizado por los estadounidenses en el Apolo 11 en 1969.

El primer hecho curioso es que Julio Verne, se aproxima mucho en cuanto a la latitud y longitud del lugar de salida y de caída de su nave ficticia (Verne diría que el país estaría entre los 28º al norte y los 28º al sur del Ecuador. El paralelo 28 de latitud norte cruza el continente americano un poco más abajo de Cabo Kennedy). Asimismo, cabe resaltar que en aquella época, los Estados Unidos no tenían el poder hegemónico en cuanto a ciencia como lo tienen hoy en día, por ello resulta curioso que Verne considerara a esta nación como la propulsora de dicha tarea.

Asimismo, Verne explica que la nave estaría protegida con paredes de aluminio de 20 cm, las paredes del Apolo estaban hechas por paredes de aluminio de 30 cm. Cabe resaltar también que el aluminio en tiempos de Verne eran una aleación sencilla, un descubrimiento no muy estudiado hasta entonces.

Además, y esto quizá sea lo que más sorprende, es que coincidio con el número de los tripulantes, tres en total, uno de ellos incluso, se llamaba Michael Nikol, como se sabe, uno de los tripulantes del Apolo se llamaba Michael Colin (Nikol al revés). Otro dato más, es que para Verne, el costo de la misión costaría un aproximado de 12 mil 112 millones de dólares, la cifra que la Nasa comunicó fue de 14 mil 400 millones.



Son muchas las preguntas que existentes en torno de él. En sí, Julio Verne, siempre negó ser un vidente, sino que aseguraba que poseía documentos e ideas científicas de vanguardia, de la Francia del siglo XIX. Nadie duda que Verne tenía fuentes de información que muchos en su época no manejaban, es por ello, que la hipótesis más aceptada no es la de la videncia del francés, sino, su relación con ciertas sectas masónicas o esotéricas, como la Sociedad de la niebla, una secta de quien se dice custodiaba conocimientos ocultos. Es más, uno de sus personajes de la novel La vuelta al mundo en ochenta días, se llamaba Píelas Fogg (Fileas Fog), Fog en inglés, significa Niebla.

La última obra (¿profética?) de Verne

Antes de morir, Verne preparaba una obra, que era en sentido apocalíptica, el libro titulado La invasión del mar (1905) cuenta que Europa sería cubierta por las aguas, las mismas que llegarían desde los polos producto de un deshielo a consecuencia del cambio climático lo que provocaba que el hombre volviera a su forma primitiva. En este sentido también se publicó El eterno Adán, libro que se sitúa la acción en México y en donde el protagonista descubre y traduce un diario que narra la destrucción de toda la humanidad y la sobrevivencia del ser humano.

Otras profecías

Las más comentadas son, sin embargo, las que realiza en su libro “París en el siglo XX”, en esta obra, el autor francés describe una París de 1960, y dice sobre ella los siguientes enunciados:

- "Los ferrocarriles pasarán de las manos de los particulares a las del Estado".

- "Aunque ya nadie leía, todo el mundo sabía leer".

- "El latín y el griego no sólo eran lenguas muertas, sino enterradas".

-"La mayor parte de los innumerables coches que surcaban la calzada de los bulevares lo hacían sin caballos; se movían por una fuerza invisible, mediante un motor de aire dilatado por la combustión del gas".

-"Serás mayor de edad a los dieciocho".

-"Se comprende que en esa época de negocios el consumo de papel aumentase en proporciones inesperadas (...); los bosques ya no servían para calefacción, sino para la impresión".

-"...ya no hay mujeres (...) se han pasado al género masculino y ya no merecen la mirada de un artista ni la atención de un amante".

Cabe destacar que A pesar de que Verne terminó la obra en 1863, no obstante, su editor, Jules Hetzel, se negó a publicarla porque la consideraba demasiado negativa.

¿Profecías o concidencias?

Son pocos los datos que existen verdaderamente sobre las bases de estas cavilaciones proféticas sobre Verne, así también como su pertenencia a alguna secta religiosa o masónica son imposibles (acaso fácilmente negables) de verificar o confirmar. Por otro lado, muchos observan que las “visiones” proféticas de Verne en torno del Apolo 11 o sobre otros temas, no son más que meras coincidencias posiblemente lógicas si a uno se le ocurre divagar por lo que el hombre puede ser capaz de realizar.


10 predicciones de Julio Verne que se hicieron realidad


verne
 Julio Verne, escritor francés pionero en el género de la ciencia ficción, que en sus novelas realizó varias predicciones que se volverían realidad muchos años después de que las escribiera.
Verne escribió sobre el espacio, viajes aéreos y submarinos eléctricos antes de que se inventaran, y antes de que se desarrollaran formas de llegar más allá de la Tierra. En este artículo intentaremos repasar algunas de estas predicciones del siglo XIX, y cómo se volvieron realidad en los años siguientes.

1.- El submarino eléctrico

Una de las novelas más famosas de Julio Verne es Veintemil Leguas de Viaje Submarino, donde el Capitán Nemo viaja por los océanos del mundo en un enorme submarino eléctrico llamado Nautilus. Esta nave de ficción no es tan diferente a los submarinos actuales – excepto por las habitaciones de lujo que contenía adentro. Aunque la novela fue publicada en 1870, el primer submarino completamente eléctrico apareció en 1884, el Peral, de la Armada Española.
Actualmente los submarinos eléctricos funcionan en base a baterías, que no son tan misteriosas como lo eran en la época de Verne. Según el Capitán Nemo, la electricidad es “un agente poderoso, obediente, rápido, fácil, que se conforma con todo uso y reina a bordo de mi nave”.

2.- Armas eléctricas

Tanto reinaba la electricidad en la nave del Capitán Nemo, que hasta las armas usaban electroshock. Los primeros dispositivos de este tipo comenzaron a ser desarrollados recién en 1969. En Veintemil Leguas de Viaje Submarino, se describe a las balas de esta arma como “contenedores eléctricos” o como les llamó, “botellas de Leyden”, en las que “la electricidad es forzada a una muy alta tensión. Con el más pequeño toque se descargan, y el animal, sin importar lo fuerte que sea, cae muerto”.

3.- Los noticiarios

En un artículo de periódico publicado en 1889 por Julio Verne, el escritor describió el futuro de los diarios “en el año 2889″. Según Verne, “en lugar de estar impreso, el Earth Chronicle es hablado cada mañana a los suscriptores, que conocen las noticias del día a través de conversaciones con reporteros, estadistas y científicos”. La primera transmisión de noticias por radio no ocurrió hasta 1920, y la primera en televisión en 1948.

4.- Videoconferencias

En la misma columna, Verne también describe el “fonotelefoto”, algo que hoy en día sería la tecnología de videoconferencias. El sistema descrito por el escritor permite “la transmisión de imágenes por espejos sensibles conectados con cables”. El fonotelefoto es una de las primeras referencias a las videollamadas en la ficción.

5.- Las velas solares

En 1865, Julio Verne publica De la Tierra a la Luna, donde el autor habla de viajes espaciales y naves impulsadas por la luz. Hoy la tecnología ya permite naves impulsadas por la luz a través de las velas solares, que usan la energía del sol para desplazarse.

6.- El módulo lunar

En el mismo libro, Verne describe la cápsula que va sobre los cohetes espaciales, y que permiten a los astronautas viajar al espacio. Verne describió además los “proyectiles” que se podrían usar para llevar a los pasajeros a la Luna, como si fuera una gran arma que disparaba a los viajeros al espacio, rompiendo con la gravedad de la Tierra – no demasiado alejado de lo que hace un cohete.

7.- Amerizaje desde el espacio

En De la Tierra a la Luna, Verne imagina que en el retorno, la nave espacial caería en el océano y saldría flotando, tal como lo hicieron muchas de las primeras misiones espaciales.

8.- Publicidad en el aire

En la columna de periódico “En el año 2889″, Verne describe “publicidad atmosférica”, lo que se podría entender hoy como los mensajes que se escriben en el cielo usando aviones. “Todo el mundo ha notado esos enormes avisos reflejados en las nubes, tan grandes que se podrían ver desde la población de ciudades completas o incluso países”, decía Verne.

9.- El helicóptero


En la novela Robur el Conquistador (1886), Julio Verne describe una embarcación llamada Albatross, con muchos mástiles, sobre los cuales hay hélices, que giran gracias a una maquinaria interna. Muchos han visto en esta descripción al helicóptero moderno, sin embargo, cabe señalar en este caso que antes de Verne escribiera la novela ya había otros que habían teorizado sobre la posibildad de crear vehículos con hélices.

10.- Internet

Parece increíble, pero es cierto. En 1863, Julio Verne escribió la novela París en el siglo XX, acerca de un joven que vive en un mundo donde hay rascacielos de vidrio, trenes de alta velocidad, autos a gas, calculadoras y una red mundial de comunicaciones. Verne habla de algo parecido a un telégrafo mundial, que si lo extrapolamos a la actualidad podría parecerse a Internet. La novela tenía un tono pesimista, de modo que Pierre Jules-Hetzel, el editor de sus escritos, rechazó publicarlo. El manuscrito quedó guardado hasta que fue encontrado por su bisnieto en 1989, y publicado finalmente en 1994.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...